Importante presencia latina en palmarés de Berlinale 2020

1387
Compartir
Mandatory Credit: Photo by Michael Sohn/AP/Shutterstock (10571021o)

Una nueva edición del Festival de Berlín ha llegado a su fin. Con muchos estrenos de películas, ventas de derechos, presencias estelares y muchísimo más, la Berlinale 2020 fue todo un éxito. Un total de cuatro largometrajes iberoamericanos de ficción fueron reconocidas este fin de semana en la clausura de la 70° Berlinale, encabezadas por la mexicana de Samuel Kishi Los lobos, doblemente galardonada, y la colombiana Los conductos, de Camilo Restrepo, mejor opera prima. El Oso de Oro del jurado oficial correspondió a la cinta iraní filmada clandestinamente Sheytan vojud nadarad” (There Is No Evil), de Mohammad Rasoulof, quien no pudo recoger el premio por estar encarcelado en el régimen de los ayatolah.

“Siento no poder haber estado en Berlín para ver el estreno de la película y la reacción del público. Sin embargo, el derecho a elegir entre estar presente o ausente no fue mio. La imposición de tales restricciones expone muy claramente la naturaleza intolerante del gobierno hacia mi”, declaró Rasoulof a través de las redes sociales.

El mexicano Kishi Leopo y el colombiano residente en Francia Restrepo se unieron en el palmarés de todas las recompensas de la Berlinale 2020 con el argentino Matías Piñeiro, mención especial al mejor director en la nueva sección Encounters, con Isabella, y el uruguayo Alex Piperno, premiado por los lectores del diario local Tagesspiegel, con su surrealista Chico ventana también quisiera tener un submarino.

La emotiva Los lobos, que tuvo su estreno mundial en el coreano Festival de Busan, es el segundo largo del tapatío Samuel Kishi Leopo. Narra la historia de dos niños inmigrantes en Estados Unidos, hijos de una madre soltera, que los deja en casa mientras ella va a trabajar, y para entretenerlos y que oigan su voz les deja grabadas clases de inglés, cuentos, canciones…  en una cassettera.

“Es una película de esperanza, de empatía, sin llegar a ser cursi ni de lágrima fácil. También es una película que retrata la oscuridad, la dureza de la inmigración, la incertidumbre de formar un hogar, el arraigo y el desarraigo”, declaró el realizador Kishi Leopo, quien fue reconocido por el jurado de su sección Generation Kplus y además logró el Premio de la Paz, dotado con 5000 euros, y concedido por la Iniciativa Zehlendorf para la paz, la fundación Heinrich Böll y Weltfriedensdienst e.V.

Por su parte, el colombiano Camilo Restrepo superó a una veintena de títulos de todo el mundo para alzarse con el galardón a mejor opera prima de la Berlinale, acompañado por 50 000 euros, a repartir entre los productores y el director de Los conductos. El film reflexiona en “dónde se sitúa la frontera entre el bien y el mal, cuando el personaje central y los otros personajes que lo acompañan van a decidir hasta dónde empujan esa frontera para considerar que una cosa es buena o mala, que un acto es bueno o malo. Un crimen es un delito finalmente, pero… ¿Hay crímenes justificados?”.

El uruguayo afincado en la Argentina, Alex Piperno atrajo la atención del jurado del diario vespertino Tagesspiegel con su opera prima Chico ventana también quisiera tener un submarino, producción que le da la oportunidad de ensalzar “la posibilidad del cine para poner en relación cosas que no la tenían y generar un sentido a partir de esa relación nueva”.

Finalmente, el shakespeariano Matias Piñeiro recibió una mención especial como mejor director del jurado de la nueva sección Encounters, por su drama Isabella. “En esta película hay un cambio de tono que viene por lado de la obra. Es conocida como una pieza problemática de Shakespeare, dado que de comedia tiene poco. Se trata de una novicia que tiene un hermano encarcelado, y que el juez le dice que va a dejar al hermano en libertad si se acuesta con él, con lo cual la idea de comedia está poco modificada. Hay algo de este tono que de alguna manera traté de introducir”, explicó el director argentino.

En lo que respeta a la Sección Oficial, la que otorga los Osos de Oro y Plata, no hubo premios para las dos cintas iberoamericanas en liza. Ganó el Oso de Oro la iraní Sheytan vojud nadarad (There Is No Evil), definida por el presidente del jurado, el actor británico Jeremy Irons como “Cuatro historias que muestran la red de un régimen autoritario que se extiende sobre la gente normal, acercándola a lo inhumano, una película que hace preguntas sobre nuestra responsabilidad y las elecciones que hacemos en nuestra vida”. Al estar encarcelado su guionista y director, Mohammad Rasoulof, precisamente por filmar contra la prohibición de la teocracia persa, fue su hija, la actriz Baran Rasoulof, quien recogió la recompensa por este drama con cuatro historias en torno a la arbitrariedad de la pena de muerte en Irán.

El Oso de Plata a la mejor dirección correspondió al coreano Hong Sangsoo por Domangchin yeoja (La mujer que corre), y los Osos de interpretación a Paula Beer, por Undine y a Elio Germano, por Volevo nascondermi. El Gran Premio del Jurado fue para Never Rarely Sometimes Always, de Eliza Hittman, y el Premio Especial 70 Berlinale a Effacer l’historique, de Benoît Delépine y Gustave Kervern.

 

EL PALMARÉS DE LA 70° BERLINALE

COMPETENCIA OFICIAL

Oso de Oro a la mejor película: Sheytan vojud nadarad / There Is No Evil, de Mohammad Rasoulof (Irán)
Oso de Plata a la mejor dirección: Hong Sang-soo, por Domangchin yeoja / The Woman Who Ran (Corea del Sur)
Oso de Plata – Gran premio del jurado: Never Rarely Sometimes Always, de Eliza Hittman (EE.UU.)
Oso de Plata a la mejor actriz: Paula Beer, por Undine, de Christian Petzold (Alemania)
Oso de Plata al mejor actor: Elio Germano, por Volevo nascondermi / Hidden Away, de Giorgio Diritti (Italia)
Oso de Plata al mejor guion: Damiano y Fabio D’Innocenzo, por Favolacce / Bad Tales (Italia)
Oso de Plata a una contribución artística sobresaliente: Jürgen Jürges, por la fotografía de DAU. Natasha, de Ilya Khrzhanovskiy & Jekaterina Oertel (Rusia)
Oso de Plata – 70ª Berlinale: Effacer l’historique, de Benoît Delépine & Gustave Kervern (Francia)
Premio GWFF al mejor debut en el largometraje: Los conductos, de Camilo Restrepo (Colombia)
Premio GWFF al mejor debut en el largometraje (mención especial): Nackte Tiere / Naked Animals, de Melanie Waelde (Alemania)
Premio FIPRESCI: Undine, de Christian Petzold.

 

DOCUMENTAL 

Premio al mejor documental: Irradiés, de Rithy Panh (Francia)
Premio al mejor documental (mencion espcial): Aufzeichnungen aus der Unterwelt / Notes from the Underworld, de Tizza Covi & Rainer Frimmel (Austria)

 

CORTOMETRAJE

Oso de Oro al mejor cortometraje: T, de Keisha Rae Witherspoon (EE.UU.)
Oso de Plata – Premio del Jurado al mejor cortometraje Filipiñana, de Rafael Manuel (Filipinas / Reino Unido)
Premio Audi: Genius Loci, de Adrien Merigeau (Francia)

 

SECCIÓN ENCOUNTERS

Mejor película: The Works and Days (of Tayoko Shiojiri in the Shiotani Basin), por C.W. Winter & Anders Edström (EE.UU. / Japón)
Premio especial del jurado: The Trouble With Being Born, por Sandra Wollner (Austria)
Mejor dirección: Cristi Puiu, por Malmkrog (Rumanía)
Mejor dirección – Mención especial: Matías Piñeiro, por Isabella (Argentina)
Premio FIPRESCI: A metamorfose dos pássaros, de Catarina Vasconcelos.

 

OTROS PREMIOS

Oso de Cristal a la mejor película (Generation KPlus): Our lady of the Nile, de Atiq Rahimi (Francia)
Oso de Cristal a la mejor película (Generation 14Plus): Sweet Thing, de Alexandre Rockwell (EE.UU.)
Teddy Award: Futur Drei, de Faraz Shariat (Alemania)
Premio FIPRESCI / Panorama: Mogul Mowgli, de Bassam Tariq
Premio FIPRESCI / Forum: The Twentieth Century, de Matthew Rankin