ROMA va por nominaciones en los Oscar y Goya

715
Compartir

La Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC), ha seleccionado a Roma (2018), último largometraje del director Alfonso Cuarón, para representar a México en la 91ª edición de los premios Oscar y en la 33ª edición de los premios Goya, que se celebrarán el próximo 24 de febrero de 2019 en Los Ángeles, California y el 2 de febrero en Sevilla, España, respectivamente.

Esto era algo que muchos deducíamos, tras haber obtenido el León de Oro en el Festival de Venecia. Pero ¿cómo se da este proceso? ¿Cómo es que en tiempo récord, llegó a ser la nominada por México? A continuación, explicaremos en detalle el fulgurante camino de Roma.

Primero, se convocó a todos los productores interesados para que inscribieran sus películas, hasta el miércoles 5 de septiembre. La lista total de inscritos fue de 13 películas para el Oscar y 12 filmes con aspiraciones de un Goya, a la mejor película iberoamericana.

Las preseleccionadas fueron:

– Museo, (2018) dir. Alonso Ruizpalacios;
– Tiempo compartido (2018), dir. Sebastian Hofmann,
– Los adioses (2018), dir. Natalia Beristáin;
– El ángel en el reloj (2018), dir. Miguel Ángel Uriegas;
– El buquinista (2018), dir. Gibrán Bazán; (solo Oscar)
– El club de los insomnes (2018), dir. Sergio Goyri Álvarez;
– El Vigilante (2018), dir. Diego Ros;
– Roma (2018), dir. Alfonso Cuarón
– La libertad del diablo (2018), dir. Everardo González;
– Las Tinieblas (2018), dir. Daniel Castro Zimbrón; (solo Oscar)
– Los ojos del mar (2018), dir. José Álvarez;
– Vuelven (2018), dir. Issa López
– Todo lo demás (2018), dir. Natalia Almada.
– Batallas íntimas (2018), dir. Lucía Gaja (solo Goya)

Es importante que para ser elegible por la Academia Mexicana, los largometrajes deben cumplir con varios requisitos, entre ellos, que los diálogos no sean predominantemente en inglés; y que hayan sido exhibidos comercialmente en una sala cinematográfica en México durante un periodo mínimo de siete días consecutivos entre el 1 de octubre de 2017 y el 31 de agosto de 2018.

Segundo, la selección de las películas designadas para el Oscar y el Goya estuvo a cargo de un Comité conformado mediante convocatoria, por 203 miembros entre los asociados de la AMACC (activos, honorarios), ganadores del Ariel, nominados al Ariel (con al menos dos nominaciones) así como los directores de las películas que hayan representado a México en el Oscar o el Goya en ediciones previas.

Tercero, la votación se llevó a cabo del 5 al 9 de septiembre en una plataforma digital. Y como todos sabemos el anuncio oficial se dio a conocer el viernes 14 de septiembre de 2018

Incentivos que marcan la diferencia

Al haber ganado Roma la máxima presea en el Festival de Venecia, se hizo acreedora de tres millones de pesos para su distribución en salas. Este estímulo es otorgado por primera ocasión y se instituye de manera oficial, para las producciones qué califiquen en futuras muestras fílmicas internacionales.

Con esto se aseguró un estreno en México, algo que los productores de la cinta han confirmado. Aunque todavía sin fecha, porque todos saben que Netflix, es la compañía de streaming qué adquirió sus derechos de distribución a nivel global.

Adicionalmente, al quedar como seleccionada para representar a México ante la estatuilla dorada estadounidense, también le sumó otros dos millones de pesos los cuales servirán como estímulo y promoción en los Estados Unidos para que los miembros de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas se acerquen a ver la cinta de Cuarón y aumenten las posibilidades de resultar nominada en la categoría de Mejor Película de Lengua Extranjera.

Todo planeado de principio a fin. La meta inmediata es lograr la novena nominación al Oscar en la categoría de Mejor Película en Lengua Extranjera, tras Macario; Ánimas Trujano; Tlayucan; Actas de Marusia; Amores perros; El crimen del padre Amaro; El laberinto del fauno y Biutiful. Pero hay algo todavía más preciado por el cine mexicano que es triunfar en la categoría, algo que no ha sucedido hasta hoy. Quizá este sea el año, precisamente cuando sus tres directores más internacionales ya se hicieron, consecutivamente, de la estatuilla al mejor director.