Natalia Oreiro es homenajeada con Kikito de Cristal en 46° GRAMADO

450
Compartir
Gramado - RS 22/08/2018 - 46º Festival de Cinema de Gramado - Atriz Natalia Oreiro na homenagem recebendo Troféu Kikito de Cristal - Foto: Cleiton Thiele / Pressphoto

La invitada más especial finalmente llegó a Gramado. La actriz y cantante uruguaya Natalia Oreiro, se convierte así en la tercera mujer en recibir el preciado trofeo Kikito de Cristal, después de Cecilia Roth, y Soledad Villamil. 2016 y 2017 respectivamente.

“Que lindo recibir este premio en un país hermano que tanto amo. Espero que esto sea fiel reflejo de la unión latinoamericana, y que venga más cine e historias que nos representen”, agradeció en un breve discurso al recoger su trofeo en el escenario del Palacio de los Festivales.

El Kikito de Cristal, es un reconocimiento tradicional del Festival de Cine de Gramado que se otorga a personalidades de las producciones audiovisuales de Latinoamérica, y este 2018, por primera vez fue para un artista del Uruguay.

Oreiro llegó muy temprano a la ciudad ubicada en la sierra brasileña, para cumplir con una apretada agenda que incluía rondas de prensa y entrevistas, y por la noche recibir el Kikito de Cristal. Pero también tenía un ritual agendado, de carácter obligatorio en el certamen de Gramado, la de ser testigo y participar de la creación de la pieza de cristal que el próximo año recibirá su sucesor en esta categoría.

La estatuilla se realiza en “Cristais de Gramado”, una de las importantes fabricas del rubro de Rio Grande Do Sul, con mucho cristal incandescente y un puñado de escamas de oro de 24 kilates, lo que la convierte en un trofeo único y muy valioso.

La estrella uruguaya de 41 años lleva más de dos década de carrera tras haber debutado en 1998 en la comedia Un argentino en Nueva York, de Juan José Jusid, donde interpretó a la hija de Guillermo Francella. Aunque para millones de fans, su real debut está en sintonizada telenovela Muñeca brava, del mismo año. Después vendrían títulos de mayor interés como Música en espera (Hernán Goldfrid, 2009) y Francia (Israel Adrián Caetano, 2009).

Sin embargo, el primer hito de su filmografía sería en el año 2011 con Infancia Clandestina, de Benjamín Ávila, donde interpreta a una madre que debe esconder su identidad en su lucha contra la dictadura argentina. Poco después, en 2013, Wakolda, la segunda película de Lucía Puenzo le regalaría uno de sus papeles más exigentes: Eva, una mujer que sin tener conocimiento de la verdadera identidad de su huésped, le entrega sus pequeños hijos gemelos al mismísimo doctor Mengele.

Hasta hoy, el más importante papel de su carrera es el de la protagonista de la película biográfica Gilda, no me arrepiento de este amor. Este fue uno de proyectos más ansiados de Natalia Oreiro. Por años trató de levantarlo, sin suerte. Afortunadamente, la cineasta Lorena Muñoz se involucró y finalmente, se concretó. Este biopic narra la orígenes, el camino al éxito y la repentina muerte de la popular cantante argentina Gilda.

La actualidad de Natalia Oreiro, se encuentra ya en los cines de Argentina, y es su ansiado retorno a la comedia, Reloca. Una libre adaptación de original guión chileno que llevó por nombre Sin Filtro y que ya tiene un par de remakes en su haber.