LAS HEREDERAS y MUSEO ganan en una Berlinale con sabor latino

324
Compartir

Las dos únicas representantes de habla hispana en la competencia mayor de la edición 68° de la Berlinale regresarán a casa con sus respectivos Oso de Plata. Lo de Las herederas es un triunfo mayúsculo para Paraguay, un país con escasa historia de cine y el dato crucial de ser la primera película guaraní en competir en dicha sección en toda la historia del festival.

La ópera prima de Marcelo Martinessi obtuvo el premio Alfred Bauer, especie de tercer lugar en el podio final de los triunfadores de la jornada final de la Berlinale. El Oso de Oro, máximo galardón del festival fue para Touch me not, de  la rumana Adina Pintilie; mientras que el segundo escaño, léase el Gran premio del jurado lo ganó la polaca Twarz, de Malgorzata Szumowska.

La Berlinale fue decisiva para que Martinessi pudiera concretar Las herederas, pues hace cuatro años, recibió el apoyo monetario del fondo World Cinema consistente en 50 mil euros para rodar este su debut en el terreno de los largometrajes.

Las recompensas continuarían para Las herederas con el premio para Ana Brun como la mejor actriz del certamen. Un hecho trascendental para alguien que solo cuenta en el curriculum artístico unas cuantas obras de teatro, siendo el rol de Chela su debut en la gran pantalla. Cabe mencionar que Patricia Abente es abogada de profesión, solo que para efectos de la película utilizó su primer nombre y segundo apellido: Ana Brun. Ciertamente una atinada decisión, pues tenía un nombre artístico de impacto solo esperando para salir del anonimato y gracias a la Berlinale, ya es conocido por el mundo entero.

Para la actriz, su personaje de Chela es una mujer temerosa, introspectiva, orgullosa, que se va liberando de a poco. “Siempre digo, y les digo a mis hijos, que lo que ellos viven hoy es una cosa fantástica en comparación con lo que yo vivía, siempre cerrado, siempre prohibido, nunca hablar, nunca comentar. Hoy se comenta todo, y eso es maravilloso”, opina.

Ana Brun se une así al selecto grupo de actrices latinas que han obtenido el Oso de Plata. La primera de todas, fue Marcelia Cartaxo por A hora da estrela (1986), al año siguiente volvería a ganarlo su compatriota Ana Beatriz Nogueira por Vera. Luego sería el turno de la diva española Victoria Abril por la magnífica Amantes de Vicente Aranda. 1998 sería el año de Fernanda Montenegro (Estación Central), y la Berlinale la premiaría también. Seis años después, la colombiana Catalina Sandino Moreno lo ganaría por su impresionante retrato en María llena eres de gracia. Finalmente en el 2013, un año clave para Paulina García pues con Gloria alcanzaría el punto máximo de su carrera y el Oso de Plata solo sería el inicio de una interminable lista de premios que recibiría en los siguientes meses.

Museo, segundo largometraje del Alonso Ruizpalacios (foto) fue una inclusión –digamos- de último minuto. Un anuncio que sorprendió y agradó porque ya son varios años en que el cine mexicano no tenía presencia en la máxima sección del festival alemán. Ruizpalacios, no era un desconocido para los organizadores pues en el 2014 logró el reconocimiento a la mejor ópera prima del certamen con su Güeros. Tres años después, volvería a subir al escenario del Berlinale Palast, ahora para recibir el Oso de Plata al mejor guión que comparte con su compatriota Manuel Alcalá.

Esta película narra la historia de dos jóvenes desertores de la carrera de veterinaria, quienes deciden robar el Museo Nacional de Antropología en 1985, sin saber que su tesoro se convertirá en una maldición.

 

EL PALMARÉS DE LA 68° BERLINALE

LARGOMETRAJES

Oso de Oro: “Touch Me Not”, de Adina Pintilie (Rumania)

Gran Premio del Jurado: “Twarz” (Mug), de Malgorzata Szumowska (Polonia)

Premio Alfred Bauer a la película que abre nuevas perspectivas: “Las herederas”, de Marcelo Martinessi (Paraguay)

Mejor dirección: Wes Anderson, por “Isla de perros” (EEUU)

Mejor actriz: Ana Brun, por “Las herederas” (Paraguay)

Mejor actor: Anthony Bajon, por “La prière” (Francia)

Mejor guion: Manuel Alcalá y Alonso Ruizpalacios por “Museo” (México)

Contribución artística: Elena Okopnaya, por el vestuario y el diseño de producción de “Dovlátov”. (Rusia)

 

CORTOMETRAJE

Oso de Oro: “The Men Behing The Wall”, de Ines Moldavsky (Israel)

Premio del Jurado: “Mfura”, de Samuel Ishimwe (Suiza/Ruanda)

Premio Audi: “Solar Walk”, de Réka Bucsi (Dinamarca)