Erica Rivas, protagonista de «Los Sonámbulos» Competencia 34° MDQ

1743
Compartir

Luego de estrenarse en Toronto y verse luego en otros festivales, como el de San Sebastián, Los sonámbulos, la nueva película de la directora argentina Paula Hernández, tendrá su lanzamiento el próximo fin de semana, dentro de la competencia internacional del 34° Festival de Cine de Mar del Plata.

Conversamos con su protagonista Erica Rivas. Ella interpreta a Luisa, una madre que enfrenta la etapa más tediosa del matrimonio y los conflictos con su hija adolescente, abrumada por la llegada de la madurez.

– ¿Cómo es su personaje en «Los sonámbulos»?
Bueno mi papel es una mujer que se llama Luisa, que está pasando un fin de año en una casa de campo, en las afueras de Buenos Aires, con la familia de su marido que es un poco también su familia. Una familia muy endogámica, muy unida, con reglas bastantes distintas a las de mi personaje, pero que hace tantos años que ya participa de ellos que está metida en lazos un poco tóxicos, que no son muy buenos, pero que ha naturalizado después de tantos años. Así que está justo en un momento de mucha inestabilidad, porque también está queriendo empezar a tomar decisiones de libertades que se quiere empezar a tomar a partir de que la hija de ella y su marido, que es uno de los hermanos de la familia original digamos, se está empezando a adolecer, empezando a irse de sus brazos. Entonces también todo lo que pasa con una cuando los hijos empiezan a volar por sí mismos y todo este momento donde uno no sabe si estar, si no estar, si estar cerca si no. Y también empezar a mirarse a ver que quedó después de toda esta crianza.

– ¿Qué supondría un premio para la cinta en la competencia internacional de Mar del Plata?
Bueno no sé, ya estar aquí es un montón, ya es un premio así que ni lo pienso la verdad. Sería un sueño, demasiado para pensar.

– Este año también, después de dos desde el rodaje ha salido por fin en salas la película «Bruja», que interpretó con su propia hija ¿Cómo vivió ese momento?
En septiembre estuve en Toronto presentando «Los Sonámbulos», me volví a Buenos Aires a estrenar «Bruja» y luego fui a San Sebastián con la primera. «Bruja» es una película que bueno, es de género fantástico, la filmamos hace dos años. Tiene un elenco maravilloso, Leticia Brédice, Rita Cortese, Pablo Rago y Miranda de la Serna. Es una película sobre una bruja de un pueblo que ha renegado toda su vida de sus poderes heredados y que no quiere usar, porque ya sabemos lo que piensan de las brujas o lo que pensaron hace tantos años, entonces ese miedo de expandirse y de poder usar sus poderes y a partir de que sucede una cosa trágica ella vuelve a recuperar ese poder. Bueno, es una película que a mí me gustó mucho hacer, estuve entrenando mucho todo lo que tenía que ver con lo físico de esa bruja, porque claro, como sabemos las brujas ponemos el cuerpo en nuestro hechizos entonces este no es gratis. Bueno y poder explorar como era físicamente esa bruja y que además una de las cosas que más me interesó fue también pensar que allá en esa parte del mundo había también brujas. Porque nosotros allá tenemos la imaginería de lo que son las brujas de acá, de esta parte del continente y allá también hubo y hay, entonces fue muy interesante investigar sobre las brujas de mi tierra.

– ¿Le hizo ilusión trabajar con su hija?
Bueno eso ni te lo digo porque, yo digo que es una palangana de babas, empiezo a hablar y no paro… Es una belleza. Ahora quedó para hacer una película y está entrenando, está con mucha energía puesta en su trabajo, es muy delicada, es hermosa y además es bella, que bueno. Cada vez que la veo me conmueve muchísimo, yo sé que no me pasa solamente a mí, soy bastante objetiva en ese sentido aunque una madre no podría ser objetiva, pero siento que lo soy. No, es una belleza, una belleza…

– Están coincidiendo ahora un montón de estrenos a la vez de películas ¿Cómo lo estas llevando todo este tema de presentaciones y demás?
Bueno contenta y feliz de que el cine argentino se pueda visibilizar, que yo ya vengo hace bastante a festivales y me doy cuenta de que el cine argentino es apreciado en el mundo. No tanto quizás en Argentina misma, y eso es triste. Pero bueno a partir, creo, que desde el mundo les importa nuestro cine, nosotros también empezamos a verlo más y ampliar nuestra mirada a nuestras propias producciones. Y bueno, siempre es una alegría, no es fácil hacer películas en Argentina, no es nada fácil, cada vez más difícil está. Así que cuando se estrena algo, se estrena con tanta importancia como llevarla a festivales internacionales, lo vivo como un regalo, es un tesoro.