• DANIEL PERALTA: “Creo más en el actor que en la cámara, creo que con un buen actor se puede hacer perfectamente cualquier película, no así con una cámara y un mal actor.”

  • Posteado: 11 de Septiembre de 2013. Por: José Romero Carrillo


    En un mes aproximadamente ‘Fiesta Falsa’ estará participando de selección oficial de la competencia largometraje chileno en el 20 Festival de Valdivia, Chile, y sin embargo hace tres meses los espectadores limeños tuvimos el privilegio de presenciar su premiére latinoamericana en el 2do. Festival de Cine Digital. Esto motivó que la tropa de amigos -como ellos mismo se definen- se trasladase a Perú para compartir, responder y apreciar todas las reacciones del público limeño. Es así que se dio esta oportunidad única de charlar, en extenso, con todos los involucrados de esta ‘Fiesta Falsa’: el director Daniel Peralta (exponente de lo que algunos han llamado "cine de garaje"), el productor Daniel Rebolledo y el actor protagónico Tomás Verdejo.

  • Daniel Peralta, cuéntame un poco de la experiencia de la première latinoamericana de ‘Fiesta Falsa’ en el FIACID
    DP: Increíble, pues es la primera salida de la película y también de nosotros como equipo de trabajo  y amigos. Eso es lo importante, hacer el primer viaje juntos y hacerlo afuera, en un país cercano como Perú.


    ¿Se decidió mostrarlo fuera  antes de que se pudiera ver en un festival local?
    DP: Sí, porque la película pasada ‘Mejor no fumar’ se estrenó en Chile en un festival digital, muy parecido a éste. Quedó como un propósito, incluso antes que se rodara.


    ¿Cuántos festivales recorrió la primera película?
    DP: Estuve en el Festival de Cine Digital DIFF, SanFic, Cine B, Valdivia, Rengo, Tarapacá, Festival de Viña, prácticamente estuvo en todos. Además estuvo en un festival en Bolivia, Santa Cruz de la Sierra, un festival de negocios en Buenos Aires.


    ¿‘Mejor no fumar’ se llegó a estrenar en tu país?
    DP: No, tuvo algún recorrido en algunas salas chicas como La Moneda, fueron exhibiciones puntuales. Algo fijo como un ciclo no tuvo. Un propósito de la película desde el comienzo es que se iba a estrenar online.


    Respecto a este punto, comentabas anoche que tu propósito no es estrenar en salas, sino que sea una difusión online
    DP: No, si se da podría ser. Pero nuestro propósito como equipo es aprovecharnos de la democratización de los medios, así como tú puedes hacer una película muy fácil con tu cámara y un grupo de amigos también tú puedes publicarla y exhibirla muy fácil. Por eso es que la película se proyecte en tu casa, en algún lugar como en el bar. Cosas más inmediatas, no tan a largo plazo.


    Me sorprende lo que dices, pues muchos cineastas desean que sus películas lleguen a la cartelera, a la pantalla grande de las más conocidas multisalas
    DP: Así es, pero sabes por qué pasa eso, porque es una necesidad de autovalidación, un regalo para la mamá yo creo, como decir aquí estoy mostrando mi película. Felizmente nosotros tenemos un circuito alternativo, que es el que nosotros preferimos.
    Daniel Rebolledo: Hay salas alternativas de cine, que tienen una programación que se aleja del cine comercial. Está el cine arte Alameda, hay ciclos en La Moneda que es centro cultural del Palacio de Gobierno, y otras salas como el GAM, que es el centro cultural Gabriela Mistral en Santiago, festivales de cine y las muestras. Así fue que ‘Mejor no fumes’ llegó a mostrarse en algunas universidades. En el fondo es llegar al público más directamente.

     

    Como llegó la oportunidad de que ‘Mejor no fumes’ se pudiera difundir en la web de Cinépata
    DP: Se dio por la relación que tengo con Alberto Fuguet, a él le gustó mucho la película. Me ayudó en cosas, hizo la frase firmada que sale en el afiche y fue natural. Yo sabía que me iba a proponer estrenarlo ahí. Y ahora Alberto es productor asociado de ‘Fiesta Falsa’, y también es tácito de que se va a estar en Cinépata cuando se estrene online.


    ¿Crees que existe algún filtro, algunos requerimientos que se solicitan a las películas que se suben a Cinépata?
    DP: Sí, por supuesto. Es la misma urgencia y espontaneidad que tiene que verse reflejada en la película. Recientemente hay grupos de jóvenes que están haciendo películas con su cámara de fotos y sus amigos, escriben historias y hacen películas. Yo creo que gracias a eso, el cine se está acercando mucho más a las otras artes como al literatura, la música. Si uno está triste hace un reggae, si está triste uno hace una balada y si uno tiene mucha energía hace un rock. Ahora es mucho más sencillo.


    Como percibes esa otra vertiente del cine actual, el llamado cine experimental. ¿Te atrae este tipo de cine?
    DP: De hecho un cine tan críptico no me parece atractivo en lo absoluto. Lo respeto y si alguien se siente cómodo está bien. Pero a mí personalmente me interesa la historia, los personajes, los diálogos. Algo lineal en el sentido argumental. Me interesa la emoción, contar historias.


    Ahora centrémonos en ‘Fiesta Falsa’... Tomas  Verdejo, ¿cuéntame cómo es ese proceso de acercarse al personaje en una primera instancia?
    Tomás Verdejo: El personaje se llama Álvaro Infestas, creo que este personaje es una evolución de lo que se venía mostrando en ‘Mejor no fumar’. En aquella película interpretaba a Paulo Arancibia, un joven entre 23 y 25 años que vive solo, en Valparaíso, que acaba de terminar una relación amorosa. ‘Mejor...’ se trata de ese periodo del limbo que quizá uno atraviesa al finalizar una relación.
    DP: Guarda similitudes con la última película, pero en ‘Mejor...’ está con un quiebre reciente...
    DR: Yo creo que el personaje de Paulo no tiene una búsqueda tan potente como la de Álvaro, yo siento que Álvaro busca para salvarse. Está en una búsqueda de la cual se agarra de los amigos, de una ex pareja, de su trabajo, de pasiones que olvidó quizá para salvarse porque está llegando a ese momento al que todos llegamos, el de las decisiones, continúo como en estos diez años que ya han pasado o hago un cambio en mi vida. Uno llega a esos momentos, no sé si es la edad o la vida la que te conduce a esa encrucijada, en la que uno tiene que plantearse cosas que no lo había pensado siquiera antes.


    Esto se podría decir que es algo muy frecuente, todos pasamos alguna vez por dicho bache...
    DP: Después de una relación tan larga como la que pasa el personaje o cualquiera de nosotros, uno se plantea si sumó o restó al interior de esa relación. Ahí uno se da cuenta si la relación fue fructífera para él o tiene que replantearse.


    El personaje se encuentra estancado, busca salir, no entiende lo que le pasa en un principio
    DP: Exacto, de ahí mismo viene el nombre ‘Fiesta Falsa’, ¿cuál es la verdadera fiesta del personaje?  Puede estar en una fiesta llena de gente, todos bailando, todos pasándola bien pero si él no está satisfecho con sus cosas nunca va a estar en su verdadera fiesta a pesar de todo lo que suceda a su alrededor.


    Tomás, ¿Hubo mucho ensayo previo a los siete días de rodaje?
    TV: Se hicieron lecturas previas, pero también fue un proceso muy orgánico y natural para nosotros porque somos amigos. Nosotros llegamos a ‘Fiesta Falsa’ juntos en ese proceso. No fue como que un director me llamó, yo llegué y ensayé. Fueron meses de hablar de lo mismo, de hablar de la película.
    DP: Mientras hacía el guión se lo iba comentando.
    TV: Así es, cuando había unos avances, me hablaba del personaje.
    DP: No le di el guión hasta el final, pero siempre en la cabeza tenía la idea que él iba a ser el protagonista. Además que Tomás es productor de la película, junto con Daniel Rebolledo.
    TV: Todo el proceso previo a la película y el tiempo de rodaje fue de mucha presión, generándose cierta incomodidad que yo buscaba para el personaje porque creo que era parte de su esencia, esta necesidad de liberarse de lastres, de presiones. Eso se fue dando de modo natural por como fuimos entendiendo la película y el personaje con Daniel en los meses previos. Así llegamos al rodaje en lo que todo debía  fluir y felizmente eso fue lo que pasó.


    En esos siete días de rodaje, ¿te metiste dentro del personaje las 24 horas del día?
    TV: Yo solo busco intenta interpretar el personaje que quiere armar Daniel y para eso hay todo un proceso actoral. La verdad es que yo me alejo un poco de la técnica actoral porque lo primero que debo hacer respecto a un personaje es intuirlo. Cuando leo un guión lo primero que me pasa es que veo imágenes, me imagino cómo habla pero siempre partiendo desde mi base, desde Tomás, desde lo que yo le puedo entregar al personaje. Cuando estamos en rodaje, estoy en personaje en todo momento y la presión te potencia porque se está pasando de una escena a otra constantemente.
    DP: Como no contábamos con un gran presupuesto tuvimos que compactar la película y esto motivó que el rodaje fuera de solo siete días, aspecto que también favoreció la película pues se sentía esa tensión que era necesaria para la película.


    ¿Por qué elegir Valparaíso, nuevamente, como en la primera película?
    DP: Porque vivimos allá, por la facilidad que tenemos que filmar allá. Incluso grabamos en los mismos bares a los que vamos los fines de semanas. Es como mucho más cercano. Todos los actores y el equipo somos amigos.


    ¿Qué tanto de improvisación permites a la hora del rodaje?
    DP: A mí me gusta que no se escapen mucho del guión, de la historia y de los diálogos. Sí hay improvisaciones que son pequeñas, palabras, modismos...


    Precisamente una de las virtudes de ‘Fiesta Falsa’ radica en lo genuino de su dramaturgia, se siente a unos personajes que son reales, no tan armados o prefabricados como otros que se ven frecuentemente en el cine chileno.
    DP: Hay mucho de eso en nuestro cine; pero acá se siente real pues lo planteamos así. Por lo menos a mí es algo que me gusta de los actores, es totalmente buscado, premeditado pero bajo ningún concepto me gusta forzar la kinestesia del actor.


    De esta creencia en la capacidad de tus actores se podría derivar esa predilección tuya por los largos planos secuencia
    DP: Totalmente, yo creo más en el actor que en la cámara, creo que con un buen actor se puede hacer perfectamente cualquier película, no así con una cámara y un mal actor.


    Como lo veo, el montaje en tu película o el abuso de los cortes vendrían a ser un estorbo para esas emociones que  están fluyendo.
    DP: Gracias por eso. Es así, muchas de las veces detiene o distrae la atención de lo que verdaderamente importa.


    Otro de los aspectos resaltantes está en la presentación de una manera de hablar tal cual se hace en realidad, sin cambiar esos modismos pensando en que fuera fácil de entender para todas las audiencias.
    DP: Esto fue muy extraño, acá en Lima me di cuenta de la enorme cantidad de modismos que tiene la película. Fue como abrir una cajita que la tenía cerrada...
    TV: A mí me parece apasionante lo que pasa con las películas, cuando uno empieza a mostrarlas. Nos pasó con ‘Mejor no fumar’ y encuentro que es la naturaleza misma de las cosas, como cuando uno sale de su casa y entra en la casa del vecino, y te empiezas a dar cuenta de cosas de tu casa de las que antes no habías reflexionado. Eso nos pasó con la película en estos días. Fue como redescubrir un montón de cosas que allá no las había visto jamás. Totalmente he percibido como si fuera otra película... Lima nos ha gustado mucho, tengo la impresión de que la gente se involucra mucho con lo que ve, por lo tanto la entiende mucho  y saca muchas lecturas. Las preguntas que se generaron luego de cada función fueron muy interesantes.


    Algunos espectadores extrañan sencillamente que tu película no tenga un final feliz o uno que esté de acuerdo a las expectativas del gran público, que encuentre un nuevo amor o una reconciliación
    DP: Aquí el chico pierde a la chica y se reencuentra con la tabla, su tabla de salvación y encuentra así su fiesta. Me gustan también esos finales no tan claros, rotundos para que el espectador arme su propio final.


    En muchos tramos de la historia los amigos están presentes, se sobreentiende que los había abandonado para estar en esa relación. Pero ellos no son solamente el espejo donde él se ve reflejado / comparado o el apoyo que necesita, sino que estos también avanzan...
    DP: Yo creo que básicamente eso es la amistad, un nutrir de ida y vuelta, hoy estoy mal yo, me abrazas tú, es un continuo viceversa.


    Más que del amor, yo percibo a ‘Fiesta Falsa’ como un relato sobre la amistad
    DP: Totalmente, es la amistad como salvación. Si el personaje cuando estuvo con una relación minimizó a sus amistades, sus intereses e inquietudes por estar con ella. Después de todo, lo que queda son los amigos. Como dicen, los amigos siempre van a estar. El amigo queda y la pareja pasa.
    TV: Para hacer esta película nos agarramos de lo más cercano que tenemos que es nuestro círculo de amigos, nuestra ciudad, nuestra cotidianeidad y me gusta que nuestro grupo, en definitiva sea lo que se transmita en esta película. Lo que tu dijiste, está muy bueno, me sorprendió que te dieras cuenta que este personaje está en un cambio, en una búsqueda pero junto a sus amigos que están evolucionando también, que están cambiando como él. Eso es lo que se genera al interior de un grupo de amigos, de una tropa como es mi caso.
    DP: Incluso el amigo que peleó con su chica también y necesita un abrazo, va a buscarlo. Creo que es la primera vez que se emociona delante de un amigo, también hay un avance de abrirse frente al otro. Este personaje en la escena anterior, afirmaba que estaba bien, usaba una máscara, como tantos otros y después ya no.
    DR: Mira, durante el año yo tengo un trabajo fijo, renta de equipo y producción de documentales para televisión; ahora el tema de cine de ficción, es algo que a mí más me gusta. El recurso que nosotros tenemos para hacer películas no tiene que ver con el dinero, tiene que ver con el respeto que cada uno de nosotros tiene al trabajo del otro. El equipo está mayoritariamente conformado por personas que queremos y admiramos. Equipo y película, ambas tienen que ver íntegramente con la amistad.


    Tomás, como actor, ¿cuál es el plus que obtienes al trabajar en una película con esta, con tu tropa?
    TV: Mas que el aporte que puedo obtener como actor, aquí siento que hay un aporte como Tomás - como persona- que soy una parte importante de esta tropa, en la cual si falta uno se nota, todo cambia.
    DP: Definitivamente no solo es un trabajo, es una experiencia de vida. Igual que Álvaro, el personaje de ‘Fiesta Falsa’ siento que todos crecemos juntos.


    Eres muy crítico con tu trabajo como actor, ¿te juzgas mucho?
    TV: ‘Mejor...’  la vi por última vez hace tres meses y creo que por fin pude verla tranquilo porque me cuesta mucho mirarme. Solo lo hago con las películas de Daniel. De los trabajos que hago para televisión, a lo mucho me he visto un par de veces y lo hago con Daniel pues es parte de mi labor como productor para saber exactamente lo que estamos haciendo. Ayer por ejemplo, en la función estaba escondido pero dentro de mi propio asiento. Verdaderamente me pongo muy crítico y empiezo a analizar mucho lo que he hecho.
    DP: Está bien que lo haga después pues si lo analizo antes como que estamos complicados. Te agradezco Tomás que ese análisis sea antes pues si fuera después estaríamos fritos.
    TV: Hay un montón de colegas que tienen la costumbre en rodaje de revisar de inmediato lo que están haciendo. Asomarse al visor y decir: ok, hagamos otra. A mí me parece que eso yo no podría hacerlo, me parece que corta el conducto energético, que se tiene que dar para que una escena salga.


    Los personajes centrales de ‘Mejor no fumar’ y ‘Fiesta Falsa’ tienen muchos puntos de contacto. Daniel, ¿te has propuesto realizar formalmente una trilogía respecto a esta temática?
    DP: Hace poco pensamos en algo así, pero tiene que darse natural. No me proyecto tanto, podríamos retomar al personaje algunos años después. Lo que sí está claro es que personajes como estos me gustan, hablar de la amistad también, el cine de los diálogos, de la amistad, ese el tipo de cine que me gusta. Alguna vez me preguntaron si escribiría para una mujer, todavía no me siento preparado para eso, yo creo deberían pasar como dos películas más para eso.


    Ahora, ¿cuál es el camino que seguirá ‘Fiesta falsa’?
    DR: Estamos tratando de entrar a algunos festivales internacionales, principalmente en Europa y por qué no, en Latinoamérica también. Y ojalá poder estrenar en Chile, por ahí, por agosto más o menos. De ahí hacia adelante en todos los festivales que podamos. En Chile todavía vamos a esperar un rato, preferimos mostrarla en el extranjero primero.


    Daniel, como cineasta ¿qué es lo que te ha brindado el digital?
    DP: Obviamente es una facilidad para llegar a grabar, y sin lo digital el hacer una película no hubiera estado a nuestro alcance. Si hubiéramos tenido el presupuesto para hacerlo en cine no hubiera habido diferencia. Por lo mismo que te decía, yo creo más en el actor que en la cámara, si lo hubiera hecho con el celular hubiera emocionado del mismo modo. El formato, para mí, no tiene tanta validez. Sí para ciertas escenas como el viaje a la playa, si hubiera sido una cámara mala, no se hubiera visto tan iniciático o luminoso que va en composición con su estado amínico. Creo que en se caso sí fue básico contar con la cámara o el soporte adecuado.


    Respecto a la estructura de tu película, ya la tenías clara desde el inicio, con las continuas vueltas a la escena del restaurante, a la piscina, por ejemplo.
    DP:   Todo eso lo tenía claro desde el principio, lo único que cambié en el montaje final fue adelantar la escena del doctor. Lo demás es tal cual estaba en el guión.


    O sea desde el arranque mismo, ya el espectador sabe que el protagonista está afectado de algo que no es físico
    DP: La escena del doctor iba después de la pelea, casi a la mitad de la película.


    Es un buen detonante, te presenta muy bien al personaje
    DP: Exactamente, y de eso me di cuenta en el montaje. En ese sentido el montaje digital es impresionante, yo monté la película en mi casa en cinco meses. Como tengo un trabajo estable en un canal de televisión, no me quedaba opción que trabajar en ella los fines de semana... A pesar de ellos, nosotros creemos en un cine más instantáneo, me gusta que se parezca a escribir un cuento o una reseña. Me gusta que fluya porque si nos demoramos un año en el rodaje, otro tanto para el montaje y otro año más para estrenarla el personaje ya no vive dentro de uno, ya lo ves como un extraño. Creo que mientras menos pase entre el guión y el rodaje, es mucho mejor, mientras todos esos plazos se acortan, la esencia de la película vive dentro de ti. Después de cuatro años, cómo poder defenderla.


    ¿Ya tienes otro guión en mente?
    DP: Sí, tengo la historia más o menos, aún no he escrito el guión. Siempre con Tomás a la cabeza, le dije la otra vez que hay seguir envejeciendo juntos en la pantalla. Y siempre con los temas de amistad y la pareja, que son temas que me mueven... No me imagino haciendo un cine comercial.

 

Síguenos en