• José Henrique Fonseca habla sobre su "biopic" futbolística "Heleno"

  • Posteado: 23 de Agosto de 2012. Por: José Romero Carrillo


    El brasileño José Henrique Fonseca ("El Hombre del Año") es el autor del melodrama biográfico "Heleno", uno de los films de este país más premiado en festivales en el último año (logró otro galardón hace pocos días en Lima), aparte de estar entre los más taquilleros, con más de 2 millones de dólares ingresados. El apodado "Valentino del fútbol" o "Gilda" fue uno de los primeros astros del fútbol local, en los años 30 y 40, y el máximo ídolo del Botafogo hasta la aparición de Garrincha. Pero lejos de los campos, Heleno de Freitas era mujeriego, drogadicto y autodestructivo, muriendo en un manicomio por los efectos de la sífilis con sólo 39 años. Esta fue la película encargada de inaugurar el primer Festival de Panamá y hace unas semanas hizo lo propio en el Festival de Lima. En la ciudad de Panamá, pudimos conversar con el director José Henrique Fonseca sobre este su segundo largometraje.

    ¿Por qué optar por la textura del blanco y negro, para ésta tu segunda película?
    La elección del blanco y negro tuvo dos motivos bien fuertes: uno es que el blanco y negro para mi es la fantasía, la magia, lo que yo necesitaba para que el espectador fuera transportado al mundo que yo quería, a los años cuarenta. Fue muy difícil hacer una película con este presupuesto, los estudios no querían. Después, el blanco y negro es un fetiche de los cineastas, mi formación académica estuvo plagada de filmes en blanco y negro. Yo junté las dos cosas, porque es mejor para la historia y porque será la única película que haga así en mi vida.


    ¿Por qué llevar al cine la historia de Heleno? Una figura muy enigmática.
    Hasta ahora no lo sé. Hay motivos oscuros, no sé bien. La historia de Heleno para la gente que conoce el futbol en Brasil es muy distinta. El fue una persona que existió en verdad, leí su biografía que precisamente fue lanzada en el mismo tiempo en que estábamos haciendo la película. Yo tuve acceso a los originales, como dos años antes y me quedé muy encantado. Me gustan los personajes que no tienen salida, against the law, algo idéntico a lo que sucedía en mi primera película “El Hombre del Año”. Heleno es un personaje difícil de ser retratado, eso fue lo que me cautivó del proyecto.
    La biografía me sirvió para conocer su vida, pero en realidad Heleno tuvo una vida mucho peor de que mostramos en la película. Heleno fue tratado con malas terapias porque la sífilis en esa época no tenía tratamiento. La penicilina aún no había sido descubierta y recién llegó a Brasil dos años después de su muerte. Lo trataban con Bismuto, un metal que le inyectaban en sus venas, y él decide no seguir más porque los efectos eran horribles y como se dice en la película, no quería quedar impotente. La sífilis tiene un círculo mortal, primero tienes unas manchas que rápidamente se van, luego retornan en un segundo grado y se van de nuevo, y la tercera es el fin porque llega hasta el cerebro. Así es como muere Heleno, la misma muerte de Nietzsche, Schuman.

     

    ¿A qué estrato social pertenecía Heleno, porque no parecía ser de una familia humilde?
    No lo era. En los años 1910 o 1920, el fútbol era un deporte de élite, solo la gente rica jugaba. El Vasco, que es mi equipo preferido, fue el primero en incluir negros entre sus trabajadores. Tanta conmoción ocasionó esto que fue alejado de la liga oficial. Este fue un hecho que marcó la historia del fútbol brasilero. Después llamaron al Vasco de vuelta porque los jugadores eran muy buenos. En los años cuarenta, cuando Heleno surgió, el futbol era jugado por personas humildes en su mayoría y Heleno era de una familia acomodada de Minas, el interior del Brasil. Su papá era abogado, pero murió cuando tenía ocho años; y su mamá, que cuidó de todo, una mujer muy fuerte, era también de una familia pudiente. Heleno incluso era también abogado, formado profesionalmente en derecho. Esta transición del fútbol entre la gente de élite y las clases bajas se empezó a dar en la década de los treinta, y ahora es lo contrario, pues es la gente más humilde la que juega mayoritariamente.

     

    ¿El hijo de Heleno estuvo cerca de la producción de la película?
    El tiene 62 años, vio la película y se emocionó porque en realidad él nunca llegó a conocer a su padre. A él le compramos los derechos de la película porque es el único que está vivo.

     

    ¿Había material disponible de la época, televisión, radio?
    Muy poco, la voz de Heleno no había, la imagen en movimiento tampoco. El programa de radio efectivamente sucedió pero solamente tenemos el registro escrito. Sabíamos que había dado ese encuentro radiofónico que probablemente fue la primera entrevista que un jugador de futbol haya dado pues la radio llegó al Brasil como en el 42. En los años cuarenta no les gustaba a las radios poner al aire a gente del futbol.

     

    ¿Algunas otras fuentes?
    La gente más vieja de Barbacena. En la realidad Heleno estuvo en cuatro clínicas, para la película tuve que simplificarla a solo una. No aceptaba el tratamiento y se cambiaba de clínica. El último médico que lo atendió actualmente tiene 92 años, porque en la época él era mucho más joven que el jugador. Por otro lado, en Brasil en cambio no tenemos memoria pues hubo un incendio en un canal grande de la época antes de O ‘Globo que se llamaba TV Tupí, fue un desastre enorme, todo se perdió. Probablemente haya habido algún registro de Heleno pero desapareció tras ese incendio. No se acostumbraba a hacer rodaje en futbol, cuando sí se empezó fue en la Copa del 58.

     

    Lo que uno puede ver es que se trataba es una mega estrella como los que se puede ver ahora, en épocas en las que todavía no había la presión mediática que existe ahora. Y en lugar de parecerse a Pelé, uno de los mayores ídolos de Brasil, Heleno tiene más similitudes con Maradona.
    Pelé no da una buena película, todo fue muy bien con Pelé. No tiene gracia alguna. Solo los goles, sería un documental bellísimo, únicamente con los goles de Pelé.

     

    En aquella época solo existía prensa escrito, porque la radio no entrevistaba jugadores…
    No entrevistaban jugadores. Imágenes en movimiento de Heleno solo una, del año en que jugó en Boca Juniors y solo seis meses. Y ya estaba loco, no queda definido en qué grado se debía a su dolencia, pues ésta avanzaba lentamente, o es que su carácter ya era así. Después, en el fin de su carrera fue a jugar a Colombia y Gabriel García Márquez era periodista de El Heraldo y escribe cuatro crónicas dedicadas a Heleno de Freitas, que se pueden hallar en Textos Costeros. Son muy interesante, decía algo así como: “Si tu compras un billete para ver jugar a Heleno tienes la certeza de que vas a tener un billete entero, porque con Heleno o va a lograr jugar muy bien o va a hacer un espectáculo patético. Será un claun o un crack de un mismo jugador”. Puede patear a sus colegas de equipo, salía del campo caminando o sencillamente, pegarle al árbitro.

     

    Heleno se caracterizaba por el jogo bonito o era un tipo que metía goles
    Era como un Batistuta, cabeceaba muy bien. Decían que su cabeceado era un disparo fortísimo. Era un goleador nato, jugó 18 veces en la selección brasilera e hizo 16 goles, una media bellísima. En Botafogo, 200 partidos e hizo ciento ochenta y tantos goles, una media muy buena para un jugador de fútbol. Solo jugó el Sudamericano de Chile en 1945 y de Argentina al año siguiente. No llegó a jugar el Mundial del 50 pues se enfrascó en pleitos con el entrenador  del Vasco, que para su desgracia lo era también de la Selección Nacional, llegándole a apuntar con una pistola en la cabeza, descargada claro, pero ya estaba loco. Esta quizá fue su mayor frustración, jugar en el Maracaná, que fue expresamente construido para la Copa del 50. No pudo jugarla pero igual después estuvo ahí. Entró a la cancha, no jugó. Solo estuvo cinco minutos y se salió. Ya estaba completamente loco.

     

    ¿Qué tan trascendente fue su paso por el Boca Juniors?
    Fue una transacción muy importante en la época. Hay muchos mitos alrededor de Heleno, que fue tratado con Electroshocks y dicen también que tuvo un romance con Evita porque era muy guapo. Lo que sí se puede confirmar es que Evita estuvo presente en dos partidos de Heleno en la Bombonera. En ese tiempo fue un evento muy importante, incluso fue la primera transmisión en Brasil directo de otro país.

     

    ¿Se puede decir que fue la primera mega estrella de futbol en Brasil?
    La gente no lo conoce. Solamente la gente muy fanática del futbol brasilero o los que tienen ya muchos años. Según los reportes de taquilla, un amplio sector del público es gente mayor, o porque lo conocieron u oyeron hablar de él. Los jóvenes de 20 o 30 definitivamente no saben de Heleno.

     

    ¿Cómo se involucró Rodrigo Santoro en el proyecto de “Heleno”?
    Siempre queríamos trabajar juntos, soy amigo de Rodrigo desde niño. Cuando leí la historia de Heleno, llamé a Rodrigo y le dije: “llegó una película que va a cambiar tu vida”. Leyó el guión y se quedó muy interesado. Le tomó mucho tiempo concebir el personaje, física y psicológicamente. Imagínate que bajó 18 kilos en 45 días. Empezamos el rodaje, trabajamos como 8 semanas, luego interrumpimos 45 días para encontrarlo a Rodrigo flaco para filmar la parte de su estancia en la clínica. Fue una etapa muy desgastante para él pues además de actuar también se desempeñó como productor.

     

    ¿Fue complicado convencer a los inversionistas para participar de Heleno?
    Sin duda lo fue, pues no es una película fácil de vender a los estudios. El único que entró fue Downtown Filmes, y solo lo hizo cuando la película ya estuvo toda terminada. 
    Ahora yo tengo una productora de cine Goritzia Filmes. Antes yo era fundador de Conspiración Filmes, de las mejores productoras de Brasil, yo salí en buenos términos. Y con esta nueva, hice “Heleno” y estoy haciendo una serie para HBO “Mandrake”, y en los próximos años voy a empezar a producir más que dirigir que es muy cansador. Cuando uno dirige tiene que cargar muchas piedras. Goritzia, me da la tranquilidad que necesito. Es en realidad el nombre de una ciudad en la frontera de Eslovenia con Italia, el lugar donde nació mi abuela.

     

    Los actores que salen en la clínica son realmente actores, ya que su desempeño es bueno
    Hicimos una cosa muy buena que fue muy eficaz. Teníamos dos preparadores de casting cuando interrumpimos para que Rodrigo adelgace y empezamos el trabajo con la gente de la clínica, con estos preparadores. Además pusimos dos actores del pueblo entre esta gente, para ello hicimos un breve casting en los alrededores. Contábamos también con un psicólogo para hacer la cosa más verídica.

     

    ¿Cuéntame un poco de la inclusión de Angie Cepeda en el reparto?
    Siempre he querido trabajar con ella, es mi amiga también. Además, está el punto que en el Copacabana Palace en los años cuarentas, había muchas cantantes que venían de fuera, de Colombia, de Estados Unidos y hubo una Diamantina que, efectivamente, era natural de Colombia. Angie lo hizo muy bien y cantó de verdad. Llegó como cuatro semanas antes del rodaje y empezó en el estudio a practicar y grabar hasta que dominó las canciones. No tenemos certeza que esta Diamantina haya sido amante de Heleno, sino que siempre venía y se quedaba ahí; y coincidentemente Heleno vivió como un año en ese hotel después que se separó de su mujer. Así que la probabilidad de que haya pasado algo entre ambos es muy alta.

     

    ¿Cuando se estrenó en Brasil y que tal fue la recepción del público?
    Se estrenó a inicios de abril en mi país y de ninguna manera es un blockbuster. El cine brasilero tiene el market share, está surgiendo mucho, hace diez años atrás teníamos como 5% del mercado, ahora tenemos 12%. Es mejor pero es más competitivo. Aún así vamos a llegar como a 250 mil espectadores. Lo que es poco para Brasil.

     

    ¿Siempre es posible encontrar una película brasilera en la cartelera de tu país?
    Siempre, estamos haciendo muchas películas, casi tan buenas como las argentinas. Será por eso, en parte, que yo trabajé en el inicio de este proyecto con un guionista argentino, Fernando Castets, el de “El Hijo de la Novia” y “La Luna de Avellaneda”, ambas de Campanella. Lo conocí cuando fui jurado en Cuba, él también lo fue. Hablamos de Heleno, que era un loco y resultó que Fernando, era un fanático del futbol, de allí su interés por la película.

     

    En la ceremonia de inauguración, pusiste énfasis que en Brasil no se producen solamente películas sobre la miseria y las favelas, Ciudad de Dios, Tropa de Elite… y de ahí tu intención de mostrar otro rostro de tu país
    No podría hablar mal, jamás de Fernando Meirelles y José Padilla, porque primero me gustan sus películas y segundo porque soy muy amigo de los dos. Lo que pasa es que creo que la gente de fuera de Brasil, de Europa, quiere la miseria brasilera. Es lo que más les interesa, el Brasil exótico, violento, visceral. Pero Brasil es más que eso, es más diverso.

 

Síguenos en