EL Cine Argentino brilla con luz propia en el CINE CEARÁ 2014

194
Compartir

La edición 24 del Festival de Cine Iberoamericano de Ceará, en Fortaleza (Brasil), tiene como país invitado a la Argentina y quien está a cargo de la curaduría es el realizador argentino Miguel Mato. Este programa está en perfecta consonancia con el homenaje iberoamericano que se rendirá el día de la clausura al reconocido director Daniel Burman, autor de las populares Un abrazo partido y Derecho de familia. Como ya es característico en el logo oficial de Cine Ceará de cada edición, se incluye el lema del país invitado. En esta ocasión “O novo cinema argentino” es el título que engloba esta iniciativa que recibe el apoyo del INCAA, y se trata de 17 largometrajes y 11 cortometrajes, repartidos en cuatro secciones: retrospectiva, LGBT, cortos de animación y muestra de cine de terror.

La retrospectiva, ofrecida por Mato tiene como criterio de selección ofrecer distintas miradas de lo que se pudo hacer en materia cinematográfica a partir del retorno a la democracia, es decir lo que la juventud y nuevas generaciones pudieron realizar con el libre acceso a la producción. Ofrecer un panorama integral de un país que realiza 140 películas al año, era ciertamente era una tarea difícil para un número limitado de películas.

La sección de retrospectiva está compuesta por los largometrajes: Crónica de una fuga de Israel Adrián Caetano, Eva & Lola de Sabrina Farji, El crítico de Hernán Guerschuny, Cama adentro de Jorge Gaggero, El último Elvis de Armando Bo y dos del homenajeado Daniel Burman: El abrazo partido y El nido vacío. Cada uno de estas películas tiene una estricta justificación de por qué ha sido incluida dentro del programa. El mismo Matto declaró al respecto: “Cada film tiene una mirada distinta sobre la sociedad. Está Cama adentro, de Jorge Gaggero, que es un hijo del exilio y cuenta la decadencia de la pequeña burguesía argentina, o Eva & Lola que habla de la búsqueda de la identidad. Intenté construir una especie de relato de la argentina de hoy vista por los jóvenes de ese entonces”.

Como era costumbre de antaño, se ofrecerá antes de la proyección de cada largo, un cortometraje animado y estos son: El empleo, de Santiago Bou Grasso, Vine solo de Martín Boggiano, Luminaris de Juan Pablo Zaramella, El gran pequeño de Maxi Bear Zi, Superbot, una cuestión de aumento de Gervasio Rodríguez Traverso y Pablo Alberto Díaz. Vale mencionar que todos ellos han sido premiados y según Matto “era imposible no tener cine de animación en esta muestra cuando Argentina fue el pionero en este género con el primer largometraje de animación del mundo hace cien años”.

La sección dedicada cine LGBT argentino, incluye las producciones: Puto” y “Historia de amor en un baño público de Pablo Oliverio, Amar es bendito de Liliana Paolinelli, Hawaii, de Marco Berger, El tercero de Rodrigo Guerrero, y La noche del lobo de Diego Schipani.  Este apartado es representativo de la Argentina, un país con un evidente progreso en  legislación sobre identidad y género.

Para finalizar, el ciclo de terror -uno de los géneros de mayor arraigo popular en este país y que cuenta con algunos de los mejores festivales temáticos de la región- ofrece un festín de lo más representativo que se ha producido recientemente: El día trajo la oscuridad de Martín Desalvo, La memoria del muerto de Valentín Javier Diment, Juegos de guerra: La batalla escondida de Bruno Scopazzo, Ruta 114 de Julieta Eskenazi, La plegaria del vidente de Gonzalo  Calzada, La chica más extraña del mundo de Mariano Cattaneo, 2/11 día de los muertos de Ezzio Massa, Mate  amargo de Demián Rugna, Alexia de Pablo Borghi y la todavía inédita en Buenos Aires: Naturaleza muerta de Gabriel Grieco.